lunes, 8 de junio de 2009

LA MONEDA TIENE DOS CARAS


Pasado el protocolo del día de la votación en el que todo político te ofrece su sonrisa más hipócrita, es el momento de sacar conclusiones, pero como hace todo el mundo , yo sacaré aquellas que más me convengan.
El día antes al de emitir el voto le llaman de reflexión. En mi caso tuve poco que reflexionar porque desde hacía mucho tiempo tenía totalmente decidido en el equipo que quería jugar.
He de confesar que nunca me impliqué tanto para no jugar un partido, aunque fuese en europa, con quien había tenido la osadía de convocarme. Había que luchar por nuestros hijos saharauis. Era el momento de levantar la voz por una causa justa y castigar a aquellos que actúan de espaldas a la opinión del movimiento solidario con el pueblo saharaui.
Ver a esa Pajín con la cara desencajada tratando de ser políticamente correcta fue más que suficiente. Me hubiera encantado ver también a la Valenciano, y al Zapatero y al Moratinos, y al Callejón Baena, … … Nunca me ha gustado hacer mal a nadie, ni lo haré nunca conscientemente sin razón alguna, tampoco me alegraré por el mero hecho de ver sufrir a ciertos esperpentos. Pero esto es otra cosa, aquí si tengo razones, tres poderosas razones, tres rosas en el desierto.
Ayer, en ese mismo instante, cuando la señora Leire admitía que el pueblo es soberano y felicitaba al grupo vencedor, en ese mismo instante pasaron por mi mente algunos socialistos con la cabeza agachada, a algunos a los que se les infla el pecho y levantan el mentón cuando visitan marruecos y se postran a los pies del asesino ofreciendo apoyos y negando el derecho que un día arrebataron a los saharauis. En ese mismo instante reproducía las imágenes de Homad, Abdala y Mohamed mostrándome la V con sus dedos índice y corazón. Sentí la emoción de un padre luchador y la satisfacción del deber cumplido.
El mero hecho de verlos desencajados e imaginar escondidos cual furtivos a los que niegan el derecho a mis hijos, me produjo una enorme felicidad, una felicidad a la que dí rienda suelta, para que negarlo. Y como la imaginación tiene tanto de fantasía, hoy lo veo todo como producto de haberles negado nuestro voto, el voto solidario. Mañana… mañana no se cómo lo veré, porque mañana será otro día.
Probablemente el resultado de ayer en nada ayudará a nuestros hijos, puede que con el panorama de la eurocáma la cosa se estanque más, pero hemos puesto la primera piedra y nuestros hijos saharauis ayer votaron por primera vez a través de su familia española. No pararemos hasta que ellos puedan hacerlo fisicamente y por lo que mas desean, su libertad.
Políticos fulleros aprender que las monedas tienen dos caras y no siempre se puede ser completamente dichoso.

7 comentarios:

Antònia P. dijo...

Bilbo, me identifico tanto con tu post de hoy que sin pedirte permiso pero, seo sí, citando la fuente, he copiado un párrafo y lo he subido a mi entrada de hoy.
Espero que no te moleste.
Un abrazo, amigo.

bilbo dijo...

Gracias por hacerlo Antònia.
Un abrazo

Francisco O. Campillo dijo...

Hay muchas cosas de tu post que no comparto pero, amigo Bilbo, tienes el coraje de mantener tu opinión... con un par, y aunque sólo fuese por eso, ya tendrías mi respeto.

Un abrazo solidario.

Rosa dijo...

Hola Bilbo.
Estoy bien, aunque muy atareada.
Si me mandas tu mail, te explico.
¡Es por una buena causa!.
Un abrazo.
Aprovecho para saludar a Antònia y a Fran.

bilbo dijo...

Fran, nada ni dadie podrá coartar la libertad de poder expresarme, bastante callado estuve hace unas décadas.
Esta claro que no todo el mundo tiene porqué compartir las reflexiones de otros.
Gracias por estar siempre ahí.
Saludos

bilbo dijo...

Rosa, ya nos tenías un poco preocupadillos.
Mira, mi correo:
smd@herencia.es
Un saludo

J. Fco. Bravo Real dijo...

Este partido había que jugarlo pensando que si alguien salia ganando, tenían que ser los mas olvidados. No se si lo poco conseguido será suficiente, pero al menos es una voz en el desierto.
Y estoy convencido que nuestros niños ¡sí saldrán ganado, Bilbo!