viernes, 6 de noviembre de 2009

Y MIS NIÑAS.....


La llave de un candado colgada al cuello y tres de sus cinco hijas es lo único que pudo sacar del Aium
Tarba camina de un lugar a otro con la mirada perdida. En los momentos que quiere hablar, que no son muchos, masculla entre dientes en un hassania ahogado y débil sus recuerdos.


Tuvimos que salir al desierto. El amanecer de ese primer día fue de horror. Entre nubes escarlatas aparecieron pájaros de hierro que vomitaban fuego contra la columna que caminábamos sin saber a dónde. Nadie quiso mirar hacia atrás…Nadie quiso contar los muertos. …se atendía como se podía sin ningún medio a todos los que ardían por el fósforo blanco y la gasolina pastosa que nos lanzaban desde el aire. Salió el sol teñido de sangre …no pude hacer nada….nada….nada.
Tarba enjuga con el pico de la melfa sus ojos cansados de mirar a ninguna parte y tras un largo silencio se tumba sobre la arena del patio, acomoda la cabeza sobre uno de sus brazos y llora sin ser vista

Y mis niñas... ¿quien me devolverá a mis niñas? … Malika….Zahra…Mariem


Su voz se apagaba como el día. El sol en el horizonte despedía la tristeza de esa tarde.

Tarba, aún quedan corazones latiendo con coraje y almas que no se rendirían nunca al invasor. Quedan muchas vidas para defender la libertad de tu pueblo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es para enloquecer. Pobre mujer.
Saludos a todos los saharauis

Maria Olmedo

FAMILIA BARREDA-JAÉN-HAMADA dijo...

Estas fechas son particularmente tristes para los msaharauis, sobre todo para los mayores. ¿Cuándo se va a hacer justicia con nuestro pueblo?
El sábado lo pediremos a gritos, una vez más. Cuanto nos gustaría conocerte a tí y los demás "bloggeros". Un abrazo.