jueves, 19 de enero de 2012

EL COLOR DEL ALMA


-Salud y Paz-
Estimado Bilbo, de nuevo en los campamentos quiero mandarte estas líneas. En primer lugar disculparme por no haber estado en los campamentos en tu ultimo viaje pues como sabes me encontraba en Tifariti para asistir al que creo será mi ultimo Congreso.
Ya me han comentado que has compartido te y tertulia con estos viejos cascarrabias y de veras quiero que sepas que te tuve presente y añoré no haber acudido a esta cita.
Bilbo es una necesidad el escribirte porque quiero expresarte aunque algunos meses después, mi gratitud por tus visitas y por las hermosas palabras que en cada una de ellas nos dejas. Hoy resuenan en cada te con estos viejos “la crisis, maldita crisis, crisis económica en España, crisis política en el Sahara, pero de todo se sale amigos, todo tendrá una justa solución y vosotros llegaréis a verla" Espero verla amigo, espero verla.
He de reconocer que marchaba como un jovencito al Congreso, ilusionado y con el darrah nuevo, blanco inmaculado, como tu dices, el color del alma. He vuelto triste Bilbo, y cansado sabes. Los congresistas se han olvidado del mensaje de mucha gente, sobre todo de los jóvenes y he podido ver que nuestro orgullo está herido de muerte, tan herido como nuestra causa. Amigo, quiero aferrarme a mi dignidad como siempre nos dices pero la solución la veo lejos, muy lejos y esta maldita vida sin libertad se va agotando poco a poco.
Cuento los días para tu nueva visita y para contemplar juntos las puestas de sol que tanto te gustan. Saludos para toda tu familia. Que Allah mantenga mis ojos despiertos y mis brazos prestos para abrazarte.
Brahim uld Salek Uld Salama

1 comentario:

Antònia Pons Valldosera dijo...

No tengo palabras, Bilbo. Un abrazo.