miércoles, 18 de junio de 2008

MORAL EN EL SAHARA


Hace un par de días y de nuevo el País era el vínculo de transmisión de Bernabé con los lectores del diario. Se podrá ser intelectual y filósofo, albañil y necio o bien intelectual y necio o filósofo y albañil pero ni uno ni otro con un mínimo de mesura se atrevería por enésima vez a dar una de cal y cuatro de arena con respecto al contencioso del Sahara.
La verdad es que ya ni me indigna, pero la pluma del “ilustre profesor” como le llama nuestra amiga Antònia huele a podrido y sus opiniones tendenciosas deberían ser solo publicadas en el país que lo amamanta.
“Ilustre profesor”, en esta negociación a la que ud. alude, no se trata de que “todos salgan ganando”. El despótico monarca no tiene ni debe ganar nada, o ¿es poco lo que tiene ya ganado? . Es cuestión de justicia, y la justicia es un término que no da a todos la razón, sólo a quien la tiene. El Sahara es de los saharauis y todo lo demás son especulaciones, saqueos y violaciones.
Ilustre profesor, “Moral en el Sahara” es un título perfecto para un artículo, pero por otros aspectos a los que ud. quiere dar a entender.

1 comentario:

Antònia P. dijo...

Pues sí, huele a podrido Bilbo y a dirhams.
Saludos