lunes, 11 de mayo de 2009

MUCHOS PERDIERON LA CABEZA


"Me arrebataron la libertad, me tenían prohibido ver el sol, no tenía relación con el exterior, vivía en plena oscuridad. Llegué a no ver las estrellas en 14 años. No tenía la alimentación adecuada, ni leche, ni carne, ni frutas, ropa adecuada tampoco y cuando exigías que te mejorasen las condiciones te pasaban a una celda de aislamiento. Muchos de mis compañeros perdieron la cabeza pero yo me salve. Tenía plena conciencia de que me encarcelaban por defender los derechos de mi pueblo a su libertad y eso me alimentaba de esperanzas para seguir luchando."

Sidi Mohamed Daddach pone cara al sufrimiento. En mi vida ví una sonrisa más triste. Su lucha pacífica en favor de los derechos humanos y por la autodeterminación del pueblo saharaui le ha llevado a pasar 24 años de cautiverio en distintas cárceles marroquíes y a vivir condenado, parte de ellos, a pena de muerte.
Esperemos que su expediente unido al de tantos otros saharauis, lleguen a ser causa más que suficiente para dar con los culpables de este genocidio en las mazmorras que ellos nunca debieron pisar.
Los gobiernos de la Comunidad Internacional ¿estarán orgullosos? o condenarán en tertulias de café que su alimentación no fue la adecuada.
Zapatero quiero recordarte una vez más lo que dijiste en 2004, cuando embriagado de triunfo te dirigías a las tropas españolas en Irak, y te lo recuerdo porque los que apoyamos la causa saharaui tambien somos muchos.


El gobierno, animado por las más hondas convicciones democráticas, no quiere, no puede y no va a actuar en contra ni de espaldas a la voluntad de los españoles. Ésta es su principal obligación y es también su principal compromiso.

1 comentario:

J. Fco. Bravo Real dijo...

Supongo que también tendrás el famoso discurso de Felipe González.
Este aun es peros que aquel.Este se alineo con el usurpador antes de llegar a presidente. ¿No ves que es allí donde está el dinero?