lunes, 13 de octubre de 2008

A PERRO FLACO....


- Bilbo ahora llueve poco, pero es distinto a otras veces, el cielo está negro, hace mucho viento, llama a Homad dicen que en Asmara ha llovido mucho, que la gente se ha ido fuera, a la montaña. Llama para ver si está bien. Aqui en Ausserd ha llovido pero en Asmara más.
Abdala no disimulaba su preocupación.
Antes había hablado con Ali, hermano de Homad, me cuenta el miedo del día anterior, de cómo se metía el agua en la casa por todos sitios, de como soplaba el viento y de como la alegria de los niños con las primeras gotas se tornaba en llanto y miedo pasados unos minutos.
- La cocina se ha caído y una habitación de Mamma . Los niños están bien, no tienen escuela. Tenemos todo cargado en el Camión, la placa, las mantas, todo, todo. Dicen que va a llover más.
Traté de tranquilizarle, pero es cierto que lo desconocido en la mayoría de las ocasiones aterroriza. Hablamos poco porque la comunicación era dificultosa. Se cortaba con relativa frecuencia. Al final unas risas porque terminé diciendo que se pusieran los bañadores tratando de hacer una broma de la situación.
Lo cierto es que yo también estoy preocupado, porque allí todo se hace con muchísimo sacrificio y en un momento todo por el suelo. Tenemos una casa preciosa que habrá que reconstruir y es que a “perro flaco todo se le vuelven pulgas”.

3 comentarios:

Antònia P. dijo...

Se asustaron mucho, en efecto y más cuando sólo han pasado 2 años desde las otras inundaciones.
Un abrazo

bilbo dijo...

En las dos ocasiones a mi familia les ha afectado. Ahora están en la montaña. Dios quiera que pronto puedan regresar a lo que les quedó para empezar de nuevo.
Espero verte en Madrid.
Un abrazo

Antònia P. dijo...

Espero estar. Normalmente el viaje desde Lleida en autocar se me hace muy pesado (me estoy haciendo mayor) y tomo el AVE. Te mandaré mi número de teléfono por mail y también a sdb. Me encantaría saludaros.
A nuestra familia de Smara (Mahbbes) dicen que no les ha afectado a la del Aaiún tampoco. La otra vez a la del Aaiún se les cayó la cocina, una habitación, y el baño se mantuvo en pie pero cuando maté a golpe de zapatilla una de aquellas cucarachas se cayó un cascote impresionante así que lo tuvieron que echar abajo y levantarlo de nuevo.