lunes, 12 de mayo de 2008

AMIGA FATMA


Reza un dicho árabe “que Alá te mande a la Hammada”, más bien diría una maldición, y de las más crueles, puede que sea la peor y más inhóspita zona del desierto, sin lugar a dudas un infierno, una extensión infinita y llana, un pedregal donde las temperaturas pueden volverte loco.

Pues allí, en la Hammada se está realizando cotidianamente el milagro de la vida. Allí las mujeres saharauis, las polisarias, han creado una comunidad preservando todas y cada una de sus costumbres. Polisarias y digo bien, porque ellas son también soldados, guerrilleras que tomando como armamento su dignidad y su valor han ido dando forma a una sociedad de las que sin duda son las protagonistas, asumiendo con total responsabilidad la organización y administración de los campamentos. Son las guardianas de la historia saharaui, de su cultura, velando incansablemente por la seguridad de los campamentos, vigías que denuncian permanentemente su vergonzosa esclavitud. Pero son a la par esposas, madres, compañeras, ubres repletas que amamantan cualquier esperanza, soñadoras, pacientes, inteligentes, organizadas, manos cariñosas, corazón generoso y sufridoras, inmensamente sufridoras.
Cuando alguien en la Hammada es capaz de sembrar rosas y que éstas florezcan, hay que gritarlo al mundo. Para la mujer saharaui, no hay muros ni minas.
……
Ayer me llamaron de los campamentos para decirme que Fatma, la matriarca de mi casa, estaba enferma.

Fatma es una anciana inteligente, callada y soñadora, una POLISARIA. Pero la noto cansada, poco a poco va perdiendo el brillo de sus grandes ojos. Puede que sea por su llanto diario añorando al hijo que tuvo que dejar en su huída. Puede que los años la estén derrotando…

Fatma, aguanta, que si la Hammada no ha podido contigo no puedes venirte abajo y aún me tendrás que coger muchas veces la mano sobre tu regazo. Y te contaré cosas de españa, y seguiremos haciendo planes de si será en la playa o en tu casa dónde tomemos el primer té cuando vuelvas al Aium.

3 comentarios:

david dijo...

me encanta como escribes jefe...no hay dia que no mire tu blog por si hay algo nuevo...
espero que fatma se recupere,y tú no te preocupes que sé que los estarás pensando mucho...
un beso mu grande socio!

FAMILIA BARREDA-JAÉN-HAMADA dijo...

Bilbo, nuevamente nos has emocionado. Con los dos artículos. Y en los dos, las protagonistas, mujeres.
También nosotros vivimos (aunque desde aquí) un incendio en la jaima de nuestra familia. La niña pequeña tiró el infernillo donde se estaba haciendo el té, era de noche, en Navidad de 2006, y casi todos dormían. Y fue la matriarca de nuestra familia, Maluma, la que alertó a todos para que salieran, y la que entró cuando vió que faltaba la pequeña Leila, de dos años. Arriesgó su vida por su nieta y la salvó de una muerte segura.
Todavía se está recuperando de las terribles quemaduras que sufrió en los brazos y la cara.
¿Hasta cuándo el sufrimiento de este pueblo?
Hoy, Sidahmed reaccionaba ante un comentario racista diciendo:
¿Qué hemos hecho los saharauis?
No pude disimular mis lágrimas de impotencia y rabia.
Sólo nos queda brindarles todo nuestro amor y nuestro apoyo.
Bilbo, el título de tu blog debe ser el sentimiento predominante de todo el movimiento solidario con el Sáhara.
Un abrazo desde Andalucía.

bilbo dijo...

Querida familia barreda gracias por vuestro comentario. Rara es la familia saharaui que no haya sufrido situaciones parecidas, y creedme que lo siento de veras por la vuestra. Jadiyetu, Fatma, Maluma y tantas polisarias anónimas, que sin ellas nada sería igual.
Sidahmed, nunca nadie dijo que la vida fuera facil. A nosotros nos ha tocado ésta y tendremos valentía para salir adelante, no te quepa la menor duda. Ni próximo comentario será en tu honor teniendo de protagonista un amigo guerrillero.
Un fuerte brazo para todos.

bilbo



Muchas gracias David por estar ahí.