miércoles, 14 de mayo de 2008

BOUBIN, EL GUERRILLERO


Torturas, desapariciones forzadas, asesinatos y masacres cometidas por poderosos operativos marroquís en la mayor impunidad. Una y otra vez, el Consejo de Seguridad de NN UU y sus observadores de derechos humanos se hacen cómplices de la potencia represora y ocupante, cómplices del constante ultraje de los derechos inalienables de las víctimas a la verdad, la justicia y la reparación.
La entifada saharaui sigue con su planteamiento de lucha incansable, de movilización permanente por el reconocimiento a su derecho de elegir libremente su futuro.

Hoy recuerdo a Boubín. Es un amigo saharui, herido en combate cuando Luali fue muerto allá por Mauritania. Pequeño de estatura pero grande en sentimientos, un hombre al que gusta hablar español y preocupado por los problemas de su pueblo como el primero. Un hombre que siente la hospitalidad como el más preciado legado de sus antepasados. Es carismático, hace de todo, desde matar un camello a acariciar con ternura a su último hijo.
Han sido muchas las visitas que nos hemos hecho en los campamentos y puedo asegurar que es un hombre que sufre y mucho por la represión constante de sus hermanos en los territorios ocupados. Para él nada es indiferente, sea de aquí o de allá, sea concerniente a saharuis o a amigos españoles, él es así siempre comprometido. De entre las numerosas conversaciones, hoy quisiera destacar un comentario que me repite en muchas ocasiones refiriéndose a El Uali Mustafa Sayed “vivió y murió por algo … un algo que sobrevive en la memoria de todos los saharauis , de todos los que desarrollan la resistencia. Sobrevive en cada uno de nosotros, en los activistas y constructores de la lucha cotidiana por nuestro futuro, en la mirada expectante de los jóvenes que quieren saber que pasó, en el calor de la sangre que derrama cada saharui. Sobrevive aquí y ahora y en cada uno de vosotros los amigos defensores de nuestra causa allá por donde vayáis.”
Yo le llamo Boubin “el guerrillero”. Cuando lo oye entorna los ojos y me sonríe con complicidad.




Sidahmed , ese algo también vive en ti y que mantenga viva la llama a pesar de la distancia. Un abrazo

2 comentarios:

FAMILIA BARREDA-JAÉN-HAMADA dijo...

Querido amigo:
Te traslado en nombre de Sidahmed su gratitud por dedicarle el artículo.
Lo suyo no es escribir, según me dice, y lo que más le ha gustado es la temática, muchas veces le oímos a él y a su hermano hablar de Luali y de todos los que han dado la vida por la causa saharaui.
Bilbo, es verdad lo que dices, esa especie de llama está presente en el alma de los saharauis,aún en la distancia.
La dignidad y el orgullo de ser lo que son, me admiran. Y es lo que al final les dará la Victoria.
Te pido permiso para transcribir tu artículo en nuestro blog. Sería un honor.
En nombre de Sidahmed y de tod@s, shucram.

bilbo dijo...

Gracias a vosotros.Por supuesto que puedes tomar de mi blog lo que quieras, será para mi un honor.
Sidahmeh, algún día nos veremos, estoy convencido.
Un abrazo solidario.